viernes, 2 de abril de 2010

ITALIA 2005

Aquél verano fuimos a una boda en La Toscana, y aprovechamos para acercarnos a Pisa y Florencia, además de enamorarnos y entender el por qué de la fama de esta famosa región italiana.

En la primera foto estoy yo, esperando para posar ante el fotógrafo. Y estoy haciendo de las mías, y es que "aunque la mona se vista de seda, payasa se queda" Así soy yo.

Espero volver a Florencia una ciudad que me enamoró a primera vista.




































No hay comentarios:

Publicar un comentario