jueves, 28 de junio de 2012

MIRÁNDOTE EL OMBLIGO...

No es que quiera ponerme seria, de verdad. Pero de vez en cuando, estamos tan ensimismados con nuestro ombligo, que perdemos de vista todo lo demás. Si es que normal, el ombligo es tan hipnótico, con su peculiar y genuina forma, sus curvas, esa forma que tiene de perderse dentro de nuestro abdomen, ese erotismo que puede hechizar a algun@s, esos pensamientos secretos que puede despertar, y él, el ombligo, sólo está ahí, oscilando levemente al ritmo de nuestra respiración. Pues eso, que a veces, estamos tan metidos en él, que no nos damos cuenta, y resulta que mientras, hemos avanzado un buen trecho del camino, y de repente, alguien nos hace tomar consciencia de dónde estamos, y de dónde venimos. De todo cuánto ya hemos dejado atrás....aunque hay quién dice que, la vida es una espiral, en la que los acontecimientos se suceden en un aparente desorden, sólo en apariencia, porqué todo lo que vas a vivir, te va a llevar a dónde debes llegar.

Hoy, intercambiando mensajes con una mujer, me he visto hablando con perspectiva de lo que se le puede venir encima a una mujer y madre, que inicia una separación. Es un camino duro, dificil, y largo. Pero, tiene, como mínimo, una cosa maravillosa: cuando llegas al final del camino, eres una persona nueva...una versión de ti misma perfeccionada. Pero, a todas aquellas mujeres, que ahora dan el primer paso, o se encuentran en los primeros estadios, les digo una cosa: acabas de empezar, y prepárate, porqué vienen curvas. Y si tienes miedo, aún no has visto nada. Pero consuélate, porqué siempre, después de la tormenta, por muy fiera que sea, por mucho que parezca que el mundo va a acabarse en el próximo minuto, aparecerá el sol, brillando con desafío, justo en ese cielo que hace un instante parecía que iba a partirse en dos.

No sé cómo era tu vida cuándo estabas "felizmente" casada, y tu hogar era el lugar cálido, en el que amamantabas a tu hijo, y tu vida discurría en calma...pero tus días, posiblemente, se tornen caóticos, tendrás la sensación perenne de que no llegas a casi nada, de que tu casa está casi siempre sucia y desordenada, y que cuando limpias, limpias lo que ve la suegra (cómo se dice por aquí) pero, aleluya!! ahora no hay suegra!!!

Tu aspecto físico, por mucho que te resistas, pasará, no a un segundo plano, sino que sencillamente llegará a serte indiferente y transparente si vas vestida, maquillada y perfumada a juego con el día de la semana (ya sabes, los viernes a la oficina se va "casual") Tus mechas, tarde o temprano, dejarán a la vista esas raíces o canas, que durante tanto tiempo has disimulado gracias a costosas facturas de peluquería, lo mismo que los productos más o menos caros de maquillaje, tu perfume favorito,  esos gastos, desaparecerán de tu estracto bancario. No hablemos de las cenas en restaurantes, los viajes, comprarte unas botas fantásticas, sólo porqué las acabas de ver en un escaparate, y claro, cómo tienes un número de pie grande (o muy pequeño) siempre son los primeros en desaparecer, así que te las compras, y bla, bla, bla...caprichos: bye bye.

Tendrás que hacer malabarismos, y alguna cosa "inconfesable" para llegar a final de mes con dignidad, y eso las más afortunadas. Las menos afortunadas, no podrán llegar a final de mes con su sueldo, y tendrán que echar mano de tarjetas de crédito,  préstamos, recurrir al ex (si aún hay buena relación...porqué del juego del  chataje emocional con las amenzas de ver a los niños, me daría para otra entrada de mil páginas...y són las 23h y mañana madrugo, aunque, añado, que, si eres una BUENA MADRE, no recurrirás a él -ni al chantaje, ni al ex- ¿Que es ser una buena madre? La que no hace NADA que pueda dañar a su hijo, y por supuesto, eso incluye, impedirle al padre ver a su hijo, o decir ni media palabra que deshonre la imagen paterna a los ojos del hijo. ESO, es una buena madre....el resto NO)

Tu vida social, por mucho que te resistas, poco a poco irá desapareciendo hasta quedar reducida a la mínima expresión. En realidad, TODO quedará reducido a la mínima expresión: tu vida social, tu cuenta bancaria, la comida de tu nevera, tus ganas de arreglarte, tus ganas de sexo, de hombres...y en función de cómo gestiones tus emociones, irás llenando el vacío con comida, y eso no, eso no quedará reducido a la mínima expresión. Me refiero a tu línea. Pero es que, entre que comerás para consolarte y para llenar el vacío, y que no podrás pagar un gimnasio...

Ah! y me olvidaba de los "amigos" ahora, ahora sí sabrás quiénes son tus amigos, Porqué algunos, empezarán a esfumarse, y es normal, ponte en su lugar, ¿quién quiere a alguien al lado monotemática, y que se pasa el día quejándose, añorando el pasado, cagándose en el ex, o estallando en llantos que dejan al descubierto su inestabilidad emocional...??)

Y luego están los niños, serán tu consuelo y tu fortaleza....la mayoría de los días, pero que no te coja desprevenida, si empiezas a pagar con ellos tu estrés, tu agotamiento y desgaste emocional, y gritas más de lo "aceptable" o sencillamente, te rindes porqué no quieren cenar, o porqué a la hora de llevarlos al baño, ponen tu paciencia a prueba, estirando del cable...hasta que se rompe, y los envías a dormir, abatida, y sólo por no romperte, una noche más.

No te sientas mala madre, en serio. No te sientas culpable si deseas acostarlos, para tomarte un té, un vino, o fumarte un cigarro en la soledad de tu terraza, de la cocina, o en el balcón de tu casa. Esa es una de las pocas válvulas de escape que tendrás. Anímate, y aprende a cazar al vuelo, los pequeños buenos momentos que tendrás: una tarde de juegos con tus hijos, un día por sorpresa, les compras unos helados (porqué acabas de cobrar la paga extra!!) o porqué de repente, un día te sorprendes con ganas de quedar con un hombre.

Esta etapa, que ahora inicias, tan dura y dolorosa, dónde casi todo serán dudas: "soy una buena madre? me equivoqué?"es una etapa con principio y final. Es cómo un retortijón, empieza levemente, y crees que no está siendo tan malo, y poco a poco, empieza a doler y a parecer que vas a desfallecer por el dolor de tus tripas retorciéndose, y o acabas en el WC o sólo eran gases. Piensa que, aunque nada tenga vuelta atrás, tú decides cuándo vuelves a contar de cero cada vez; y no olvides que puedes empezar cuántas veces creas oportuno.

Y al final del camino, mira hacia atrás, y llénate la boca diciendo "Yo, jugué limpio" porqué, eso, querida lectora, confidente y amiga virtual, eso te dará alas, y hará que pises ligero. La firmeza la has ido cogiendo por el camino.

Pero ánimo, de verdad, que un día, estarás tan a gusto mirando tu ombligo, y de repente, así por las buenas, te darás cuenta de que ya lo has hecho. ¿El qué? Habrás hecho tuyo el dicho "Lo que no te mata, te hace más fuerte"

"Stronger" Kelly Clarkson

domingo, 24 de junio de 2012

SOBREPESO Y SUMMERTIME



"The lazy song" Bruno Mars

En la vida hay que saber reírse de todo. De to-do! La risa es terapéutica, ayuda a encajar lo inencajable, a tolerar lo intolerable, a aceptar lo inaceptable, y a sentirse uno menos ridículo. Ya está bien de tomarse la vida tan en serio. Y es que tanto dramatizar, no puede ser bueno para el cuerpo, y sobre todo, para el cutis (así lo tengo)

He acabado las clases, y cómo los universitarios estadounidenses, es cómo si ahora mismo, lanzase mi birrete por los aires...aunque, con lo torpe que soy, seguro que lo tiro, y aterriza en algún zurullo perruno. Una madre soltera (en realidad divorciada, pero vamos, para el caso, es lo mismo...o casi...uy!) trabajadora, y que se apunta a estudiar con casi cuarenta años, tiene locura y güevos a partes iguales. Y además, mi obsesión ridícula por intentar ser perfecta, me hace cabalgar frenéticamente sobre los días, corriendo, con la lengua fuera, cuál náufrago en una isla desierta, en busca de agua dulce.

Me ha costado empezar tres carreras, hasta dar con lo que me gusta, y con lo que estoy segura debía acabar haciendo, educación social. Porqué lo de ser cantante, o escritora, o viajera nómada, no será en esta vida. He aprendido cosas muy interesantes, quizá me quedo con la que me ha cogido menos en bragas, más que nada porqué ya lo sabía (así, dicho con ritiintín y con voz nasal) y es que tras un divorcio con hijos, el hombre se empareja de nuevo mucho antes que la mujer (y en la mayoría de casos, vuelve a casarse) El hombre, vuelve al rol de soltero, mientras que la mujer, pasa a ser "madre divorciada" y para ponerle una fantástica guinda a la tarta, a más edad tiene la mujer, más improbable es que se empareje. Bueno, ya ves qué novedad...(carcajada socarrona)

Ayer, en el césped de la facultad, charlaba con una amiga, y le ponía al día, porqué, avatares del destino, nos habíamos visto tan sólo una vez, hace 6 años!!! La puse al corriente, de un capítulo de mis últimos 6 años, y decía que me admiraba...¡a mi! Lamentablemente, a mi no me llegaban esas palabras, que a otra persona podrían haberle insuflado ánimo y orgullo. A mi me venían fogonazos, de esas mañanas, en que me despertaba tarde, por haber estado estudiando (y en facebook) hasta la 1h de la madrugada y a las 6h en pie. Esas horas de mi jornada laboral, en que no me aguantaba de pie, y sólo me cabreaba que no esté socialmente aceptado dormir sobre el café descafeinado de máquina, en un bar, vestida de uniforme. Ya, no sé por qué coño no tomo café NORMAL....en realidad, sí lo sé ;-) Mi rutina ya contiene sufiente adrenalina, como para meterle más en tacitas.

Jornadas maratonianas, entre levantarme a mi, levantar a mi hijo, salir de casa como una estampida de rinocerontes, y volar hasta el tranvía, llegar al trabajo, ponerme el uniforme poseída por el estrés, y al acabar el trabajo, vuelta a volar a casa, a comer en 20 minutos, para recoger al peque, del colegio, y así, hasta que llegaban las 21h pero no creas que se acababa mi día, ni hablar!! Ponte a fregar los platos, abre el ordenador, y conéctate al campus, dónde mensajes de los compañeros de la universidad, esperan impacientes mi respuesta, que subliminalmente diga algo tipo "ey, que no paso, es que no puedo con mi vida"

En fin, eso ya está. Ahora, llega el momento de disfrutar del sol, de la playa, de paseos, de tomar tapas...espera, espera, un momento. ¿Qué disfrutar del sol? No tengo 20 años, tengo 38! y a mi edad, si no has hecho ejercicio, la gravedad se ha impuesto y ha arrastrado todo cuanto ha encontrado a su paso, y lo ha llevado hacia abajo :( Todo cuelga, tiembla al bailar (bailar, en la intimidad de mi casa, o que creías??) Bueno, siempre se puede disfrutar del sol, tapada...

Tomar tapas?? Con qué dinero?? Porqué yo SÍ estoy en crisis. Será que la crisis sólo está en mi casa? Si te vas a cualquier bar cercano a la playa, en Barcelona, y te tomas unas bravas, unos chipirones, unas croquetas, unos calamares, un poco de pan con tomate (el jamón serrano, lo decides en función de hasta dónde te quieras volver loca) lo acompañas de una clara (o dos)  y un café, además, del zumito (o dos del nene) y su heladito, los 20-25€ euros, no te los quita nadie...salvo el camarero...O_O ¿Hola?

Pos vámonos a la playa, a jugar a palas, o a la pelota. Veamos, ponerse en bikini, y saltar detrás de la pelotita que un crío de 5 años, va a tirar por todas partes, menos mínimamente cerca de mi pala, hará que servidora tenga que correr y brincar, con el movimiento de las lorzas fláccidas inevitable, para asombro y susto de los otros bañistas. Va a ser que no.

Entonces, con julio a las puertas, ¿qué me queda? pasarme el verano, escondida en casa, y sin salir porqué no hay dinero....hum! no sé...creo que no me he pegado el año que me he pegado para jugar a ser un caracol.

Me parece que servidora se va a ir a la playa, EN BIKINI, va a jugar con su pequeñín, a ver si de paso consigo meterlo en el agua, porqué es leo-leo, felino convencido!! Lo de las tapas, sí que es imposible, pero...la comida de casa me la puedo llevar :D Así que si véis a una rolliza, con la panza que suscita dudas sobre si es un estado de gestación de unas 20 semanas (no lo es, es así mi barriga...anatomía negra) y por supuesto, que vamos a dar paseos por el paseo marítimo, cogeremos el tren y nos acercaremos a Port Aventura, y ya improvisaré algo más "estival"

Me parece que lo de ir a Kenya este verano, no me apetece mucho. Me resulta irresistible el plan B, a ver si puedo asumir ir a pasar 3 noches a algún camping. Yupi!!! Seguro, que al final lo pasamos bien, ya verás.

Ríamonos de todo, de la gordura, de la crisis económica, y no olvidemos, que la vida puede ponerse de culo, pero nosotros podemos decidir si utilizamos vaselina....o no.

sábado, 16 de junio de 2012

EL DON DE LA PALABRA

Estudiando he re-descubierto un artículo que en su día me emocionó. Una historia conmovedora que nos ayuda a anclarnos en la idea de hablar y guiar cómo un faro en mitad de la tormenta...porqué todos, en algún momento de la vida, quiamos de una forma u otra, con nuestros actos, o con nuestras palabras, a otros. Personalmente, como madre, principalmente, y para cuando sea educadora social, que espero poder ser guía para alguien que esté recorriendo alguno de los caminos que recorrí.
Copio aquí, el artículo íntegro que el periódico El País, publicó el 3 de mayo del 2008 y que firmó Santiago Gamboa.
Ivo, el controlador aereo poeta, que acompañó a un piloto en sus últimas horas de vida, antes de que su avión se estellará en el océano.
 "Fue la única vez en la historia de la aviación en que las frecuencias de una torre de control estuvieron saturadas de versos"

DE POETAS Y AVIADORES

La historia que me dispongo a contar es algo triste y, la verdad, no sé por qué voy a contarla ahora y no, por decir algo, dentro de un mes o dentro de un año, o nunca. Supongo que lo hago por nostalgia de mi amigo el poeta portugués Ivo Machado, que es uno de los dos protagonistas, o tal vez porque acabo de comprar una pequeña avioneta de metal que ahora tengo en mi escritorio. Disculpen el tono personal. Esta historia será excesivamente personal.
El protagonista número Uno es, como ya dije, el poeta Ivo Machado, nacido en las islas Azores, pero lo que nos importa es que en su identidad civil, la de todos los días, es controlador aéreo, una de esas personas que están en las torres de control de los aeropuertos y guían a los aviones a través de las rutas del cielo.
La historia es la siguiente: cuando Ivo era un joven de 25 años (a mediados de los ochenta) controlaba vuelos en el aeropuerto de la isla de Santa María, la más grande del archipiélago de las Azores, en mitad del Atlántico, equidistante de Europa y América del Norte.

Una noche, al llegar a su trabajo, el jefe le dijo:
-Hoy dirigirás un solo avión.
Ivo se extrañó, pues lo normal era llevar una docena de aeronaves. Entonces el jefe le explicó:
-Es un caso especial, un piloto inglés que lleva un bombardero británico de la Segunda Guerra Mundial hacia Florida para un coleccionista de aviones que lo compró en una subasta en Londres. Hizo escala aquí y continuó hacia Canadá, pues tiene poca autonomía, pero lo sorprendió una tormenta, debió volar en zigzag y ahora le queda poca gasolina. No le alcanza para llegar a Canadá y tampoco para regresar. Caerá al mar.
Al decir esto le pasó los audífonos a Ivo.
-Debes tranquilizarlo, está muy nervioso. Dile que un destacamento de socorristas canadienses ya partió en lanchas y helicópteros hacia el lugar estimado de caída.

Ivo se puso los audífonos y empezó a hablar con el piloto, que en verdad estaba muy nervioso. Lo primero que éste quiso saber fue la temperatura del agua y si había tiburones, pero Ivo lo tranquilizó al respecto. No había. Luego empezaron a hablar en tono personal, algo infrecuente entre una torre de control y un aviador. El inglés le preguntó a Ivo qué hacía en la vida, le pidió que le hablara de sus gustos y de sus sentimientos. Ivo dijo que era poeta y el inglés pidió que recitara algo de memoria. Por suerte mi amigo recordaba algunos poemas de Walt Whitman y de Coleridge y de Emily Dickinson. Se los dijo y así pasaron un buen rato, comentando los sonetos de la vida y de la muerte y algunos pasajes de la Balada del viejo marinero, que Ivo recordaba, donde también un hombre batallaba contra la furia del mundo.

Pasó el tiempo y el aviador, ya más tranquilo, le pidió que recitara los suyos propios, y entonces Ivo, haciendo un esfuerzo, tradujo sus poemas al inglés para decírselos sólo a él, un piloto que luchaba en un viejo bombardero contra una violenta tempestad, en medio de la noche y sobre el océano, la imagen más nítida y aterradora de la soledad. "Noto una tristeza profunda, un cierto descreimiento", le dijo el aviador, y hablaron de la vida y de los sueños y de la fragilidad de las cosas, y por supuesto del futuro, que no será de la poesía, hasta que llegó el temido momento en que la aguja de la gasolina sobrepasó el rojo y el bombardero cayó al mar.

Cuando esto sucedió el jefe de la torre de control le dijo a Ivo que se marchara a su casa. Después de una experiencia tan dura no era bueno que dirigiera a otras aeronaves.

Al día siguiente mi amigo supo el desenlace. Los socorristas encontraron el avión intacto, flotando sobre el oleaje, pero el piloto había muerto. Al chocar contra el agua una parte de la cabina se desprendió y lo golpeó en la nuca. "Ese hombre murió tranquilo", me dice hoy Ivo, "y es por eso que sigo escribiendo poesía". Meses después la IATA investigó el accidente e Ivo debió escuchar, ante un jurado, la grabación de su charla con el piloto. Lo felicitaron. Fue la única vez en la historia de la aviación en que las frecuencias de una torre de control estuvieron saturadas de versos. El hecho causó buena impresión y poco después Ivo fue trasladado al aeropuerto de Porto.

"Aún sueño con su voz", me dice Ivo, y yo lo comprendo, y pienso que siempre se debería escribir de ese modo: como si todas nuestras palabras fueran para un piloto que lucha solo, en medio de la noche, contra una violenta tempestad. -

Y Perder es cuestión de método (Mondadori)

sábado, 2 de junio de 2012

EXPERIMENTANDO


"Eden Roc" Ludovico Einaudi


Dicen que quién mucho abarca, poco aprieta. Yo, tenía tres blogs. Y por diversos motivos, y de forma gradual, los fui abandonando. Hasta que hace unos días, se me ocurrió unirlos todos en uno.

Así que voy a hacer el experimento...

Cuando inicié este blog, hace unos años, mi vida era diferente. Hoy es la vida de una persona bastante ocupada, pero que mantiene las ganas de escribir y viajar. Con inquietudes y ganas de explicar, de seguir compartiendo cómo vé ella el mundo.

Sobre viajar...ahora, no puedo viajar prácticamente nada. Pero, tranquilidad :-) hay más cosas en la vida. Y eso es lo que voy a intentar recopilar aquí.

La idea es, por un lado, naturalmente, continuar compartiendo los viajes que haga. Por otro, seguir escribiendo; y por último, hacer una especie de poupurri con mis avances como madre, y todo lo que se me ocurra y tenga cabida aquí.

Veremos qué sale sobre la marcha.