martes, 23 de febrero de 2010

EL INDÓMITO ESPÍRITU IRLANDÉS


Irlanda me evoca verdes paisajes, imponentes acantilados en los que sopla un viento que esconde siglos de historia; ruinas celtas y castillos medievales, violines interpretando una alegre melodía y gentes de tez muy blanca, acogedores y defensores a ultranza de una identidad ancestral.
A falta de algo más de un mes para mi escapada de Semana Santa, he comenzado a leer y a buscar algo de información sobre la Isla Esmeralda.

Todos sabemos ubicar este país en el mapa, al igual que conocemos que es un país que nada tiene que ver con Inglaterra. Geográficamente, Irlanda del Norte, sí que pertenece al Reino Unido, no así el resto de la isla: la Repúblca de Irlanda. Aquí, a diferencia de Inglaterra, la moneda es el Euro. Los idiomas oficiales son, el irlandés y el inglés. Pertenece a la UE y tienen una hora menos que en España.

El símbolo irlandés, no oficial, es el trebol de tres hojas, que crece por doquier.

Si algún lector es despistado, como yo, y no se aclara sobre si Irlanda es cristiana, protestante, decir que la religión predominante es la católica romana.

Bebidas made in Irlanda: la sidra, cerveza guiness, café irlandés, baileys.

Óscar Wilde ("Retrato de Dorian Grey") es irlandés.

Irlanda es tierra celta, cuya lengua, el galo, contiene el irlandés y escocés. Inventó el whiskey (la grafía es con "e" para diferenciarlo del resto del whisky del Mundo)

Con un rico legado literario, su música (tradicional y contemporanea) también ha dado grandes músicos.


Van a ser 4 días mal contados, así que lo que probablemente hagamos sea centrarnos en Dublín y tal vez escaparnos a Belfast para llegar hasta The Giant's Causeway. Los acantilados de Moher deberán esperar a la proxima ocasión...

Mi compañera de viaje es una amiga con la que no he tenido oportunidad de viajar todavía. Se nos ocurrió hacer este pequeño viaje a modo de ver qué tal nos adaptamos la una a la otra en esta pasión. Así que toca acoplarse a otra persona: ahora no decido yo sola cada movimiento.
Para empezar, el alojamiento. Mi intención era buscar alguna guest house, pero mi compañera sugiere un hotel que está en las afueras de la ciudad. Cómo ya me ha dado a entender que cualquier guest house que le proponga se la va a mirar con lupa (cito textualmente) decido aceptar el alojamiento que ella propone.

En cualquier caso seguro que será un viaje muy agradable e interesante.

Espero poder disfrutar de los paisajes, de la arquitectura, su historia, sus gentes, y me temo que voy a beber mucho (para lo que yo suelo) La sidra, la guiness, el Baileys y el café irlandés: no puedo marcharme sin probarlos! Quiero disfrutar de la buena música irlandesa interpretada en directo en algún local, y maravillarme con sus castillos medievales.

Sin duda, promete.