viernes, 2 de abril de 2010

FINLANDIA 2006 PAÍS Y AÑO QUE CAMBIARON MI VIDA PARA SIEMPRE

FINLANDIA I

En Septiembre subí a un avión de Finnair que me llevaría a Helsinki, para pasar allí tres meses por razones personales y laborales.

Aproveché para recorrer todo el país nórdico y acercarme a otras ciudades próximas (Estocolmo, Tallin, San Petersburgo)

He aprendido que las expectativas están muy bien guardaditas en el segundo cajón de mi cómoda. Cuando supe que pasaría unos meses en Finlandia me compré una sencilla guía sobre el país y la leí entusiasmada, incapaz de contener las ganas de ir descubriendo un país, ciudades...emocionada y ansiosa por todo cuánto iba a vivir.

El clima, concretamente el invierno finlandés, es duro para lo que una catalana con sangre africana y andaluza está habituada. Pero se soporta sin ningún problema. No sé por qué ese miedo extendido a no ir al frío...

Recuerdo el día que fui a la agencia de viajes a buscar los billetes de tren y el visado para ir a San Petersburgo (Rusia) Fuí dando un paseo a -10ºC. Los ojos me lloraban por el frío y las lágrimas se congelaron en mis mejillas. Cuando entré en la oficina de la agencia y mis mejillas comenzaron a descongelarse...parecía que me habían dado de bofetadas con fruición (por el dolor y el sonrojo)

Un consejo: a partir de -5ºC Imprescindible gorro que tape las orejas o en su defecto orejeras si no queremos que se nos congelen las orejas en caso de que vayamos a estar más de 10' en el exterior.

Durante tres meses, descubrí Helsinki, Turku, Tampere, Rovaniemi, Estocolmo, Tallin, San Petersburgo y entendí el por qué del caracter finlandés.

Esto es una generalización, pero no es gratuita. Debido a que en invierno la luz solar va disminuyendo hasta no llegar a ver el Sol en pleno invierno, no es de extrañar el aire melancólico, depresivo y apagado del ciudadano finlandés. El clima nos afecta pudiendo conferir rasgos característicos generales a una población. Creo que no me estoy inventando ni descubriendo nada nuevo.

Pero solo es de forma superficial. Cuando uno está dispuesto a acercarse a la gente con el corazón y la mente abierta, normalmente, obtiene lo mismo de los demás.

No ví ninguna aurora boreal ESPECTACULAR, pero ví unos cielos MAGNÍFICOS, unas puestas de Sol paralizantes.

Una vez más, me encantó que el azar me llevase adonde él quiso, porque creo que no hubiese subido a estas latitudes europeas por idea propia.




    




En esta foto aparece un gorrión comiendo de mis dedos y sirve a las mil maravillas para ilustrar, y nunca mejor dicho, cómo es la confianza del finlandés: una vez se te abre, lo hace sin reservas. Pero se necesita tiempo para llegar a esta conclusión, como todo.

Cuando se tiene el placer de disfrutar del tiempo sin reservas, uno puede percatarse de cosas que de otro modo es imposible. Durante mis días deambulando por Helsinki, tuve ocasión de contemplar los mismos edificios, las mismas calles, el mismo puerto, bajo diferentes juegos de luces. Y mis ojos puedieron hacerse al cambio de las estaciones al ritmo sosegado y discreto de una puesta de Sol.







 
Esta preciosa postal, que puede animar a la imaginación a fugarse hacia alguna historia de amores sombríos inacabados y clandestinos, pertenece a un puente que se encuentra en la isla de Suomelinna, a 10' en ferry
del puerto de Helsinki.



El astro rey se amolda y domina al mismo tiempo. En los países nórdicos puede apreciarse este curioso juego astronómico, que a ritmo del giro de La Tierra, puede iluminar los edificios descaradamente, o lamerlos con su luz, dejando sobre sus piedras un tímido color rosado.

Sobre el GRAN cambio que se produjo en mi vida...a su tiempo.

4 comentarios:

  1. Muy buenass!!

    No queria despedirme de uno de los viajes mas especiales de mi vida sin dedicarte unas palabras ante tu post de Finlandia, tierra que conoci hace ya cuatro inviernos. Ya te he dicho mas de una vez que tienes estilo escribiendo y plasmando sensaciones y sentimientos. Enhorabuena!!

    Te mando un fuerte abrazo desde Singapur. Finalmente no me comio el elefante, aunque tuve unas ultimas horas complejas con un fiebron del quince que me dio al regresar. Por que no hare caso a mi madre cuando me dice "Ninyoooooooo, ponte la gorra". Eres otra de las personas que me han acompanyado en este viaje. Gracias!!

    Ciaoo

    Sele

    ResponderEliminar
  2. Seleeeee, caramba, menuda sorpresa!!!!

    Es todo un honor, ya lo sabes. Espero que estés disfrutando muchísimo....bueno, eso me consta como he podido leer y seguir paso a paso en tu web, jejejeje

    A estas hora debe hacer poquitas horas que has aterrizado de vuelta a casa.
    Hablamos pronto, ok? Ahora disfruta de Rebeca, que sé que la has hechado muuuuuucho de menos.

    Un abrazo, y GRACIAS por tu visita virtual ;))

    ResponderEliminar
  3. Es poesía lo que escribes... si señora, es sentimiento puro. Me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
  4. Joé Víctor, si pudieses verme....estoy cómo un tomate, jajajajaja
    Bueno, a mi me gusta mucho escribir, y me divierte decir las cosas de forma que se haga ameno leerlas ;)

    Gracias!

    ResponderEliminar