domingo, 20 de septiembre de 2015

"PSICOPOLÍTICA", DEL FILÓSOFO COREANO, BYUN-CHUN HAN, EXPLICA LA TIRANÍA NARCISISTA DEL "ME GUSTA"


"El poder inteligente, amable, no opera de frente contra la voluntad de los sujetos sometidos, sino que dirige esa voluntad a su favor. Es más afirmativo que negador, más seductor que represor. Se esfuerza en generar emociones positivas y en explotarlas. Seduce en lugar de prohibir. No se enfrenta al sujeto, le da facilidades.
El poder inteligente se ajusta a la psique en lugar de disciplinarla y someterla a coacciones y prohibiciones. No nos impone ningún silencio. Al contrario, nos exige compartir, participar, comunicar nuestras opiniones, necesidades, deseos y preferencias. Esto es, contar nuestra vida. Este poder amable es más poderoso que el poder represivo. Escapa a toda visibilidad. La presente crisis de libertad consiste en que estamos ante una técnica de poder que no niega o somete la libertad, sino que la explota. Se elimina la decisión libre en favor de la libre elección entre distintas ofertas. 



El poder inteligente de apariencia libre y amable, que estimula y seduce es más efectivo que el poder que clasifica, amenaza y prescribe. El botón de "me gusta" es su signo. Uno se somete al entramado de poder, consumiendo y comunicándose, incluso haciendo "click" en el botón de "me gusta" El neoliberalismo es el capitalismo del "me gusta" Se diferencia sustancialmente del capitalismo del siglo XIX que operaba con coacciones y prohibicones disciplinarias"

Extracto de "Smart power" del libro "Psicopolítica" del filósofo surcoreano Byun-Chun Han.






Otra reflexión, que me ha parecido sumamente interesante, hasta el punto de reflexionar sobre ella:

"La depresión es una enfermedad narcisista. El narcisismo te hace perder la distancia hacia el otro y ese narcisismo lleva a la depresión. Comporta la pérdida del sentido del eros. Dejamos de percibir la mirada del otro. En uno de los textos que he escrito, insisto en que el mundo digital, es también un camino hacia la depresión: en el mundo virtual el otro desaparece. La forma de curar esa depresión es dejar atrás ese narcisismo. Mirar al otro, darse cuenta de su dimensión, de su presencia. Porqué frente al enemigo exterior se pueden buscar anticuerpos, pero no cabe el uso de anticuerpos contra nosotros mismos"

Aquí, una más que interesante entrevista de El País, (a cargo del periodista Francesc Arroyo) a este autor que lanza una nueva luz, facilitando así una posible auto-evaluación y/o adquirir perspectiva a la hora de plantearse el qué, el cómo y el para qué, de nuestra presencia virtual, la gestión de nuestros espacios digitales y la dirección de los mismos.
Un filósofo contemporáneo que, muy probablemente, va a convertirse en uno de mis autores de cabecera de este año.

La semana que viene...¡algo sobre viajes!


No hay comentarios:

Publicar un comentario