martes, 28 de agosto de 2012

POSOS DEL TÉ



Levantarse una mañana, tomar un té...y al volver a casa, encontrarse una declaración de amor en los posos de ése primer té del día, te deja sin saber qué decir, y te dibuja una sonrisa gigante. Te clava frente al fregadero, con las manos llenas de espuma; en una mano sujeto el estropajo con el que has estado a punto de eliminar ésa señal del universo, y en la otra mano, la taza suspendida, cómo suspendido queda el tiempo. Y durante unos segundos, no piensas en nada. Te quedas ahí, sin creer lo que estás viendo.

Se le pueden buscar explicaciones varias, desde las más profundas, a las más banales.

Según la Ley del Deseo, hay que lanzar los mensajes correctos, precisos y muy claritos, al universo. Así, éste sabe qué queremos, y la forma en qué nos lo ha de hacer llegar a nuestra vida. Y no se trata de sentarse, cerrar los ojos con fuerza, y pensar "quiero esto y aquello" todos los días, a la misma hora. Que igual da resultado, nunca se sabe. Creo que más bien se trata de EMANAR el deseo en cada acto diario, en cada gesto, en cada  pensamiento...

Sinceramente, no sé si esto tiene qué ver con alguna proyección mia al universo, o "simplemente" se trata del amor que ya hay en mi vida...que no es poco.

Dedicada al corazón de mi té. Al corazón que me ha plantado el universo en mis narices...y que aún así, no he visto hasta horas más tarde!! Si es que...luego pedimos señales al universo, y casi nos tienen que morder ;-)))

Sobre el amor, enamorarse y todo eso....YO SIEMPRE ESTOY ENAMORADA: de una flor, de un cachorro de gatito callejero, de una mariquita que encuentro volviendo del colegio con mi hijo, de mis amigos y los momentazos mágicos que a veces nos invaden, de las conversaciones entre bastidores cibernéticas...y naturalmente, de mi hijo!

Hoy mi entrada, dedicada al amor de mi vida; al amor que hay en mi vida. Por asomarse materializándose de ésa forma tan hermosa...en los posos del té.


No hay comentarios:

Publicar un comentario