jueves, 14 de enero de 2010

YO TENÍA UNA GRANJA EN ÁFRICA...






"Yo tenía una granja en África, a los pies de las colinas de Ngong. (...) durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del Sol. Las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas y las noches frías."

Así comienza la novela que inspiró mi película favorita hasta la fecha. Este es el sencillo comienzo del libro de Isak Dinesen (Karen Blixen) "Out of África", título que fue traducido, no sé por qué, como "Memorias de África". Es un libro extraordinario escrito con una distancia, una calidad y un tiempo narrativo maravillosos. Blixen vivió en África muchos años, efectivamente, hasta el fracaso de su granja de café y la muerte de su amante en un accidente de avión, y nos ofrece una visión particular y finamente europea de sus experiencias africanas.

Yo tenía 10 u 11 años cuando me llevaron al cine a ver esta película. Creo que fue entonces cuando me enamoré de Kenya. Desde que nací he estado ligada al continente negro, de una forma u otra; y desde muy pequeña Kenya está en mi vida, en mis recuerdos, en mis sueños y en el corazón de la gente que quiero. También en el mío.

La principal característica del paisaje y de tu vida en él, era el aire. Al recordar una estancia en las tierras altas africanas te impresiona el sentimiento de haber vivido durante un tiempo en el aire. Lo habitual era que el cielo tuviera un color azul pálido o violeta, con una profusión de nubes poderosas, ingrávidas, siempre cambiantes, encumbradas y flotantes, pero también tenía un vigor azulado, y a corta distancia coloreaba con un azul intenso y fresco las cadenas de colinas y los bosques. A mediodía el aire estaba vivo sobre la tierra, como una llama; centelleaba, se ondulaba y brillaba como agua fluyendo, reflejaba y duplicaba todos los objetos, creando una gran Fata Morgana. Allí arriba respirabas a gusto y absorbías seguridad vital y ligereza de corazón. En las tierras altas te despertabas por la mañana y pensabas: “Estoy donde debo estar”.

¿Es posible amar algo que no conocemos? En teoría lo que no conocemos debería sernos indiferente, no debería despertarnos ningún tipo de sentimiento...quizá curiosidad o tal vez temor, ya que siempre se ha dicho que tememos lo que no conocemos.

¿Qué me atrae de Kenya? Sus paisajes que parece que siempre están en movimiento, sus tribus, la sonoridad de sus dialectos, su forma de vida de ritmo lento e intenso, sus únicas, majestuosas y genuinas puestas de Sol, sus cánticos llenos de vida, sus niños son propietarios de una sonrisa capaz de salir por boca y ojos simultáneamente, sus contrastes, su carisma, su magnetismo, su fauna, sus colores...Quiero contemplar la Luna y Las Pléyades a orillas del lago Turkana; quiero ver saltar a guerreros masai sin que ellos sepan que los estoy observando; quiero asistir a una misa africana y emocionarme con sus cánticos; quiero ver nacer el día en un poblado de cualquiera de sus tribus; quiero ver cómo los nómadas trasladan su hogar cada cierto tiempo; quiero ver comenzar la estación de las lluvias; quiero entender con el corazón.
Porque para mí Kenya es más que tierra de masais, samburus, turkana o kykuyu, puestas de Sol que te dejan sin aliento, donde grandes felinos viven en libertad o el paraíso para el fotógrafo de impresionantes paisajes. Es mucho más.

El hecho de que no haya ido todavía me causa sentimientos encontrados; por un lado me apena no haber cumplido este sueño, y por otro esta tardanza hace que el deseo crezca día a día, año a año...y no sé si las lágrimas de la emoción el día que entre en el avión que me lleve allí me permitirán contemplar el cielo de África. Es algo así como desear tanto una cosa que cuando al fin llega a tí, la emoción te impide disfrutarla.

Siempre supe que el día que pise kenya, lo primero que haré es oler el aire y bañarme en su luz. Creo que ambos, su aire y su luz, son peculiares, o al menos llamarán mi atención. Del mismo modo que siempre he sabido que el día que vaya allí, una parte de mí habrá vuelto a casa; como cerrar una etapa que engloba varias sub-etapas y que a su vez será el inicio de otra.

Hoy he querido dejar este escrito aquí. En días como hoy es necesario hacer cosas así. Los sueños atenazan nuestro espíritu hasta tal punto que nos vemos casi obligados a abrir una válvula de escape para que no estallen en nuestro interior. Es cómo un acto de bondad por y para nosotros mismos.

Es bueno compartir nuestros sueños. Le dan a la vida el calor y el color que a veces olvidamos, y además nos ayuda a que no pierdan vida ya que cuando compartes algo, este algo pasa a existir en la mente de aquellos con quienes lo compartes.
Dedicado a:
A.F.M. Ella fue la primera "culpable" de mi amor a Kenya
Beatriz, Verónica y Carlos. De una forma u otra siempre estaréis conmigo, también cuando vaya allí.

10 comentarios:

  1. Un Escrit Preciós!!!!!! Tinc la pell de gallina :) Espero que hi vagis ben aviat cap allà i qui sap si ens trobarem en algun viatge per aquells paratges :) De moment Kenya ens espera, serà demà o demà passat, però tot pinta que tard o d'hora hi acabarem anant...i segur que no serà ni la primera ni la última vegada que hi anem...tinc la sensació que és un dels pocs destins amb els que Repetiria. Potser m'estic creant falses expectatives...el temps dirà...Una forta abraçada!

    ResponderEliminar
  2. Bella, jo crec que Kenya no decebeix mai, al menys a persones com tú i jo que viatgem amb el cor.

    Em sembla que aquest escrit està pensat per llegir-lo amb la BSO de la peli, al menys jo l'he escrit així...

    Una abraçada per tú i t'agraeixo de cor les teves visites, de veritat maca.

    ResponderEliminar
  3. No m'agraeixis res...entro perquè m'agrada llegir-te! No sempre disposo de temps, però ja veus un divendres nit, un sofà, un ordinador i aquí estic...llegint blogs fantàstics que únicament els poden haver escrit persones fantàstiques!!!! ;)

    ResponderEliminar
  4. No te quiero poner presión pero ….. todas esas sensaciones que relatas, te brotarán con creces cuando pises “la África negra” por primera vez. Quizás el celuloide, o mi querida Karen, no te quiero quitar razón al respecto, halla puesto a Kenia como abanderada del sentimiento al cual nos referimos. Tanzania, Botswana, Namibia, Mozambique, Rwanda, Uganda, etc, ofrecen el mismo esplendor para los sentidos que su famosa hermana Kenia. Mi primera vez, vaya contradicción de comentario, fue Kenia precisamente, y no quiero parecer pretencioso pero los olores, la luz, el tacto, la primera noche …. no se olvidan jamás.
    Permíteme una licencia, no te gastes mucho dinero en Tour Operadores de Occidente, gástatelo en las sonrisas de quines viven allí, pisa la sabana con tus propios pies, que no lo haga el 4x4 de turno, duerme a pocos centímetros de la tierra rojiza y de la acacia amarilla, no de un suelo de mármol y decorados de marfil, que te guíe una apasionado de la vida, no un amante del dinero …. Suerte!!!

    ResponderEliminar
  5. Julio, gracias por tu visita. Espero que te haya gustado.
    He oído hablar varias veces de "la leyenda" de que África tiene ALGO que te roba el corazón, y hace que quieras volver.
    Te permito todas las licencias; un viajero, escritor y fotógrafo que admiro está en su casa.
    Tengo quién me guíe allí (es un as que me guardo en la manga) y es que seré una privilegiada porque cuando vaya, iré arropada por personas de mi cultura que viven allí desde hace años.
    Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carme!!! ja t'he trobat!!!

    Quan trepitgis finalment Àfrica, quedaràs totalment atrapada... Sí és cert! te ALGUNA cosa, no se si és retrobar l'orígen, la llibertat, l'armonia, però cada cop hi vols tornar més sovint! (veig que el sentiment el comparteix molta gent) ÀFRICA ÉS ESPECIAL!!!
    Felicitats pel blog!
    Salut!

    ResponderEliminar
  7. Hola Ontravelling! Gracias por tu visita y tus palabras.
    Cuando vaya a Kenya (o a cualquier punto que sea del África negra) haré un pedazo de relato que creo que será casi un libro, jajajaja

    Gracias y sigue con tu blog!
    Un abrazo,
    Carme

    ResponderEliminar
  8. Niña... no puedo expresarte en palabras lo que he sentido al leerte.

    Tienes una sensibilidad exquisita y adorable.
    NO dejes q se quede dentro porq algo así de hermoso, debe la vida saber q existe.

    Te lo dije, te lo digo y te lo diré tantas veces te lea:... no dejes de transmitir lo que te hace volar,lo que te hace libre.
    NO dejes de escribir!!!!.

    un abrazo de esos fuertes, sinceros y llenos de escalofrios(de esos mismos escalofrios q me han pasado a mi al leerte)

    ResponderEliminar
  9. Hola...He llegado, por casualidad, a este blog pero por los comentarios lo veo anclado en 2010,
    Hay alguien ahí..?

    ResponderEliminar
  10. Hola Miguel Angel,

    Gracias por tu visita. Espero que te haya gustado esta entrada.
    Si, sigo escribiendo. A la derecha de la pagina, veras las entradas recientes. Tambien puedes acceder a la pagina principal, clickando en la parte superior izquierda, donde pone el nombre del blog.

    Dime si lo encuentras, ok?

    Un saludo :)

    ResponderEliminar